Productos - Electroválvulas Termostáticas (Calefacción)

Electroválvulas Termostáticas (Calefacción)

Para calentar el habitáculo de los vehículos, la mayoría de los vehículos usan el refrigerante del motor como fuente de calor. El refrigerante fluye a través de un pequeño intercambiador de calor llamado “núcleo del calentador”. Un ventilador hace circular aire a través de este núcleo cuando necesitamos calor para calentar el habitáculo. La Válvula de control del calentador controla la cantidad de refrigerante que fluye a través del núcleo del calentador.

El núcleo del calentador no requiere energía para funcionar y consigue reciclar el calor residual y funciona como un pequeño radiador.
El flujo de aire, desde el ventilador, es controlado por una serie de puertas dentro de la caja del ventilador. La válvula de control permite un control de temperatura preciso y una temperatura de doble zona, con múltiples puertas. Cuando se necesita calor, el aire fluye a través del núcleo de calor. Una vez que el habitáculo está caliente, el flujo de aire se desvía alrededor del núcleo.

La mayoría de los sistemas modernos primero enfrían y deshumidifican el aire y luego lo recalientan a la temperatura deseada. Estas válvulas pueden ser de control mecánico, de vacío o electrónico.